sábado, 26 de diciembre de 2009

Qué es el conflicto.

DEFINICIÓN DE CONFLICTO
(Del lat. conflictus).
1. m. Combate, lucha, pelea. U. t. en sent. fig.
2. m. Enfrentamiento armado.
3. m. Apuro, situación desgraciada y de difícil salida.
4. m. Problema, cuestión, materia de discusión.
5. m. Psicol. Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo, capaces de generar angustia y trastornos neuróticos.
6. m. desus. Momento en que la batalla es más dura y violenta.



EL CONFLICTO EN LA ORGANIZACIÓN ESCOLAR
El conflicto es una cuestión que ha sido objeto de reflexión en muchos contextos sociales y culturales, pero escasamente abordado desde el campo educativo.
En los últimos años se ha convertido en un tema de interés e investigación al relacionarse con el comportamiento organizacional. Quizás ahora hemos considerado que el proceso de cambio y de mejora educativa no puede prescindir del conflicto, sea éste considerado tanto objeto como elemento mediador en el proceso de innovación. Considerado el conflicto desde una perspectiva psicológica, sociológica u organizativa, resulta absurdo negarlo cuando la vida diaria nos sitúa de lleno en ese tipo de problemas. No obstante, hemos de matizar diciendo que lo que si ha cambiado es la naturaleza de los conflictos y la concepción que sobre ellos se tiene.
La comunidad educativa es un espacio físico-social y cognitivo-afectivo que se define por las relaciones educativas que se establecen entre distintos individuos, grupos o sectores que concurren en el centro escolar como agentes-interventores-facilitadores del proceso de formación que tienen encomendadas las instituciones educativas en nuestra sociedad. Pérez Pérez (1996, p. 335)

Las instituciones Educativas son Organizaciones particularmente afectadas por conflictos de variada índole debida a la característica y tipo de Organización de que se trata; son instituciones que engloba diversidad de instancias e intereses.Por ello es normal que sobrevengan conflictos que involucra la participación de diversos actores: conflicto entre directores o jefes de estudio con los profesores; entre éstos y los alumnos, entre profesores con sus colegas; con los tutores y padres de alumnos; conflictos entre alumnos, entre padres, conflictos entre la dirección y la administración, etc. Son muestra de los ámbitos donde los conflictos afloran permanentemente en este tipo de Organizaciones.
El Conflicto es una condición dinámica presente en todas las organizaciones y grupos. Según la interpretación que se tenga de él el conflicto puede ser un recurso o puede constituirse en un manifestación disfuncional, destructiva, retardataria de los objetivos de las personas que componen la Institución. El conflicto puede socavar la calidad de las relaciones y las comunicaciones, puede resquebrajar las fortalezas de la misma estructura de la organización.
Siendo que las instituciones Escolares son organizaciones con principios comunes y propios de cualquier organización, las consecuencias desfavorables e indeseadas que provocan, afectan a la funcionalidad y la humanidad de sus integrantes, en su gestión y en el clima general, también como a cualquier otra organización.
También cabe aclarar que conflicto y convivencia son dos realidades que están intrínsecamente unidas, a pesar de que buen aparte de los estudios y nuestra tradición cultural suele considerarlos antitéticos. Convivir significa vivir unos con otros sobre la base de unas determinadas relaciones sociales y unos códigos valorativos, forzosamente subjetivos, en el marco de un contexto social determinado. Esos polos que marcan el tipo de convivencia están potencialmente cruzados por relaciones de conflicto, pero en modo alguno significa amenaza para la convivencia, más bien al contrario.

Algunos estudios realizados demuestras que los profesores y alumnos coinciden en tener una alta percepción negativa del conflicto, con una ligera mayor tendencia en el alumnado. Esta percepción suele ser predominante por la confusión que se establece al relacionar el conflicto con la violencia e indisciplina, fundamentalmente.

¿A qué pueden ser debidos lo conflictos?

La progresiva autonomía que tienen nuestros centros educativos modifica sustancialmente el tipo y la naturaleza de los conflictos que les afectan. Un sistema educativo que centraliza las decisiones curriculares no sólo genera dependencia respecto a las formas de hacer educación, sino que también potencia directamente el conflicto centro-sistema educativo. El conflicto interno es aquí prácticamente nulo, ya que las relaciones habituales, al quedar reguladas por estructuras altamente jerarquizadas y estar regidas por modelos de disciplina formal, son de control y tienden a eliminar cualquier discrepancia. Por el contrario, la existencia de centros educativos autónomos tiende a disminuir los conflictos extrainstitucionales y a aumentar los internos. La posibilidad real que se ofrece de una mayor participación en las decisiones de la escuela facilita, en este caso, que los intereses y puntos de vista de los implicados se manifiesten más abiertamente. Las actuales concepciones interaccionistas sobre el conflicto no sólo lo aceptan sino que lo alientan, al considerar que su existencia evita que los grupos y organizaciones se conviertan en algo apático, estático e indiferente a la necesidad de cambiar e innovar. Suponen en este sentido un cambio de perspectiva respecto a los enfoques tradicionales y conductuales.

¿De dónde provienen los conflictos?

Los conflictos que se generan en los centros son a menudo el resultado de la influencia de factores relacionados con su propia organización, con el sistema escolar o con la personalidad de los individuos que en ellos actúan.
Las causas que generan los conflictos son variadas y en su raíz se encuentran tanto circunstancias personales como problemas propios de las organizaciones.
Algunas propuestas:
— Reconocer cuáles son los conflictos más comunes o habituales que se despliegan en cada institución, como también anticipar los conflictos potenciales.
— Analizar retrospectivamente los modos de responder de cada uno de los actores frente a conflictos, ya que es usual desarrollar respuestas habituales frente a los mismos.
— Anticipar y diseñar cursos de acción alternativos, es decir, construir otros modos de respuesta que impliquen un mayor grado de flexibilidad y creatividad en nuestro accionar.
— Para ello es importante poder plantear los conflictos como problemas, evitando la construcción de dilemas.
— Considerar que todas las perspectivas son reales para sus protagonistas. Cuando los actores nos relatan un conflicto lo hacen siempre desde una perspectiva en la que se enmarca la que constituye su realidad» (Frigerio y otros, 1992: 64).

Los conflictos pueden ser de dos tipos: previsibles e imponderables.

a) Previsibles: son recurrentes, podemos anticipar su aparición.
b) Imponderables: hacen irrupción y son novedosos. Pueden ser retroversivos, es decir proponer un retorno a etapas anteriores de la institución, o proversivos, proponer un proyecto innovador para la institución.
Los actores pueden adoptar cuatro grandes posiciones frente a los conflictos:

1) Es ignorado (por ejemplo ignorar la mala calidad de la enseñanza en una escuela) o es eludido: se lo conoce pero no se lo explicita. El enfoque de Negación en realidad es una estrategia a corto plazo que produce confusión; lo que genera intrigas, rumores, etc., en aquellos miembros que sí perciben las discrepancias.
2) Es resistido: La resistencia se convierte de alguna manera en sabotaje social, en negativa a aceptar las normas, en una verdadera metodología que incluye todo tipo de estrategias para manejar y manipular el sistema o ejercer presión a la otra parte interesada. La resistencia es también una forma de comunicación, por que tienen valor de mensaje y como tal influyen en el resto de los actores.
3) Es Evitado: El enfoque de Evitación puede derivarse en la utilización de “Redefinición” o “Apaciguamiento” del conflicto.La realidad es que el conflicto emergerá bajo otro síntoma diferente en la primera oportunidad. El conflicto no se resuelve, pero se aprende a operar a pesar del mismo porque se modificó el contexto. También es el caso es cuando el conflicto se origina fuera de la escuela, pero que aparece como síntoma en el interior de estas. Si se clarifican las razones de su emergencia en la escuela, se disuelve, pero no se resuelve.
4) El conflicto es Capitalizado y Aprovechado. Es el enfoque de Oportunidad: El conflicto se elabora y resuelve mediante una negociación o concertación. El enfoque de oportunidad, desde el punto de vista Interaccionista sostiene la idea de que el conflicto no tan sólo es una fuerza positiva que estimula la productividad del grupo, sino que es absolutamente necesario para que el grupo se desempeñe eficazmente. Por lo tanto, favorece la discusión con madurez y autocrítica, enfocándose más al buen manejo del conflicto para que sus resultados sean efectivos.

Evidentemente existe la posibilidad real de que algunas situaciones conflictivas se cursen con agresividad desmedida cuando fallan los instrumentos con los que se gestiona. Si las estrategias y procedimientos son democráticos, pacíficos y positivos, los episodios se desarrollarán de forma pacifica; por el contrario si eso procedimientos son demasiado agresivos y belicosos esto conlleva que el conflicto se curse en términos de agresión o violencia.

La existencia de un conflicto provoca debilidad entre las estructuras básicas de desenvolvimiento de las personas y las organizaciones, y ésta debilidad constituye un elemento que facilita aún más la multiplicación del Conflicto.
Considero que lo expuesto hasta aqui nos permite tener las primeras nociones sobre el conflicto en las relaciones de la organización escolar.
Para concluir con el concepto de CONFLICTO os incluyo este video:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada